pulseras hechas a mano

Las pulseras son un accesorio de bisutería que pueden cambiar por completo cualquier look. Con ellas puedes darle el toque final a un atuendo sofisticado o apostar por el tan de moda estilo boho chic. Si buscas un complemento original para tu outfit o realizar un regalo para una amiga, las pulseras hechas a mano son la solución.


No necesitarás materiales costosos o habilidades especiales. Tenemos varios proyectos para ti que puedes hacer sin complicaciones, siguiendo paso a paso nuestras indicaciones. Incluso podrás renovar una vieja pulsera o hacer una nueva con materiales de reciclaje. Anímate y no olvides compartir con nosotros tus resultados.

Pulsera de madera

Un sencillo brazalete de madera puede convertirse en una pieza única. Para intervenirlos solo necesitarás pinceles, pinturas acrílicas y barniz. Así lograrás un acabado muy profesional y evitarás que los colores se deterioren. Puedes dar rienda suelta a tus habilidades de diseño, con dibujos florales o formas abstractas. Si quieres seguir un patrón geométrico puedes dibujarlo con lápiz y proteger las distintas zonas con cinta de enmascarar. De esta forma tendrás bordes más precisos y no se mezclarán los colores.


Otra alternativa es aplicar la técnica del decoupage. Es mucho más sencillo de lo que piensas y los resultados son espectaculares. Puedes utilizar servilletas decoradas, con los motivos que más te gusten. Simplemente deberás recortar las figuras que hayas elegido y pegarlas sobre la madera con cola para decoupage. Si no dispones de este pegamento, usa cola blanca, diluida en agua.
Al colocar el papel asegúrate de que no queden burbujas. Presiona con los dedos desde la parte central del dibujo hacia los bordes. Deja secar.


Para que el trabajo sea más duradero y uniforme aplica varias capas de barniz sobre el motivo. Puede ser mate o brillante, según la terminación que prefieras. Además de preservar los colores, podrás disimular cualquier pequeña irregularidad de la superficie. Eso sí, es importante que esperes a que una capa se seque por completo antes de aplicar la siguiente.

Pulsera de imperdibles

Si lo que buscas es un accesorio de estilo rockero, esta pulsera de imperdibles es la indicada. Solo necesitarás imperdibles, cuentas de colores, hilo elástico y unas tijeras o alicate.


El primer paso consiste en elegir los imperdibles, tomando en cuenta que mientras más grandes sean más llamativa será tu pulsera. Todos deben ser del mismo tamaño. Abre los ganchos e introduce los abalorios en las agujas, alternando tamaños y colores. Debes hacer una prueba para verificar cuántos necesitas para cada imperdible, asegurándote de que cubran por completo la aguja.


Cierra el imperdible y con la ayuda del alicate presiona los bordes del gancho, para evitar que accidentalmente se abra. La idea es estrecharlo, para mayor seguridad. A continuación enhebra el hilo elástico por el orificio de la cabeza del imperdible. Únelo al siguiente, en este caso insertándolo por el aro del extremo inferior. Un imperdible quedará con el cierre hacia arriba y el próximo con el cierre hacia abajo. Repite el procedimiento con los extremos que han quedado sueltos.


Continúa hasta completar una tira suficiente para rodear tu muñeca con cierta holgura. Para finalizar, puedes colocar una cuenta grande en cada extremo. Haz un nudo con los extremos del hilo elástico, para cerrar el brazalete. Si pusiste un bola al final, puedes esconder en ella el nudo para un resultado más prolijo.

Pulsera de cinta

Este accesorio es ideal para las más pequeñas y coquetas de la casa. En el mercado seguro conseguirás cintas con estampados infantiles y colores muy alegres que combinarán con su vestuario. Aunque es una manualidad muy sencilla, requiere de algunos materiales que podrás encontrar en las tiendas de bricolaje.

Por ejemplo, necesitarás cadena de eslabones pequeños, cierres de bisutería de garfio, terminales para engarzar dentados y anillas. Para decorarlas puedes usar cuentas de colores, charms o cascabeles.
El montaje de estas pulseras es bastante simple. Mide la cinta decorada cuidando que sea aproximadamente un centímetro más larga que el diámetro de la muñeca de la niña. Si es un regalo sorpresa o deseas hacer pulseras de cinta para vender, puedes usar una medida estándar de 12 centímetros.


Corta la cinta y con un encendedor quema los bordes, para que no se deshilachen. Ahora coloca el cierre. En este tipo de proyectos funcionan muy bien los terminales dentados, pues al presionarlos sujetan la cinta y son muy seguros. Aprieta el cierre con una pinza o alicate de bisutería.


A continuación une la cadena de eslabones al terminal, usando una anilla. La longitud de la cadena debe ser un poco más larga que la de la cinta. De esta forma los abalorios serán más vistosos y tendrán movilidad.


En el extremo contrario de la cadena coloca un cierre de garfio. Une esta punta al terminal de la cinta. Ya ha quedado lista la base de la pulsera. Ahora puedes decorarla como quieras, usando colgantes o cascabeles y cuentas de colores. Solo tendrás que unirlas a la cadena con las anillas.


Verás cuán contentas se pondrán las niñas con estos diseños exclusivos, que puedes hacer con materiales asequibles, en pocos minutos.

Pulsera tejida en cadena

Las pulseras tejidas en cadena son muy versátiles. Puedes hacer varias pequeñas y combinarlas, o trenzar varias cadenas en un solo brazalete. El principio básico consiste en enhebrar un cordón, cinta de raso, cola de ratón o gamuza en una cadena de eslabones.


Para ello debes cortar la cadena con una extensión un poco mayor que el diámetro de tu muñeca. Introduce en el primer aro de la cadena la cinta que desees trenzar. Haz una lazada, para asegurarla al extremo. Puedes formar un ojal, que se unirá con una bola grande en el extremo opuesto, haciendo las veces de cierre. También podrías hacer un nudo y posteriormente fijarle un cierre convencional, o unirle tiras delgadas en cada lado, que se anuden y cuelguen.


A continuación decide el modelo de tu pulsera. Puedes trenzarla con el mismo cordón en todos los eslabones o alternar colores. Dar puntadas hacia adentro, por ambos lados de la cadena, formando un chevrón o simplemente pasarla de un extremo a otro. También puedes intercalar charms o dijes. Si los eslabones son pequeños puedes usar hilo de bordar y pasarlo con la ayuda de una aguja.
Para hacer un brazalete grande puedes unir varias cadenas gruesas, colocadas en paralelo, e interconectarlas con la cinta. En este caso te recomendamos que uses un broche de gancho con ojo de latón como cierre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *